sábado, 7 de septiembre de 2013

Micro Reseña 83: "Murió mil veces", Curtis Garland


"Murió mil veces", de Curtis Garland (Juan Gallardo Muñoz; La Conquista del Espacio nº180, Bruguera, enero de 1974; portada de Alberto Pujolar).

En una noche de Carnaval en Londres, un grupo de amigos y amigas borrachos y disfrazados (de Jack el Destripador, de Dick Turpin, de María Estuardo, de Julieta Capuleto...) se encuentran en mitad de la calle con el cadáver de un hombre vestido a la moda de finales del siglo XIX. A continuación, un siniestro individuo disfrazado de esqueleto (con un rostro demasiado realista) se aproxima a ellos para ayudarlos, pero desaparece cuando llega un automóvil conducido por Carter Bridell, conservador del Museo Histórico Cromwell que, profundamente deprimido (pues a su bella novia le han diagnosticado un tumor cerebral incurable y la chica está agonizando en un hospital), se ofrece para echar una mano, encargarse de dejar a las chicas del grupo en un lugar menos inhóspito a esas horas de la noche (y con esa niebla que está cayendo, madre mía) y avisar a la policía.
Hasta aquí todo estaría dentro de lo "normal". Pero cuando Carter regresa con un bobby al lugar donde se encuentra el cadáver, los disfrazados han desaparecido como por ensalmo. Y cuando suben el cadáver a la ambulancia, tanto el policía de a pie como Carter se percatan de que el disfraz del muerto es realmente bueno... parece sacado de 1850. Y las cosas siguen poniéndose raras en el momento en Carter se percata de que, aunque deben ser las 4 de la madrugada, su reloj marca las doce. Lo mismo que el del agente.
Y lo mismo que el reloj que lleva puesto el muerto.
Esto no sería más que una anécdota si la ambulancia no se hubiera estrellado, y si Carter, al conseguir salir de entre los hierros, no se hubiera pegado el susto del siglo al escuchar una voz a sus espaldas que le dijo: "¿Me busca a mí, señor Bridell?"
Por supuesto, se trata del cadáver...

Así da comienzo "Murió mil veces", otra novela de inmortales del maestro Garland, que inevitablemente tendremos que comparar con el clásico "Yo, Lázaro" (su primera incursión en La Conquista del Espacio) y con "El señor del tiempo" (una tardía revisión del tema escrita y publicada en 1984 en Héroes del Espacio). Estoy seguro de que Juan Gallardo Muñoz cultivó este mismo subgénero en otros títulos de la colección La Conquista del Espacio que aún no hemos podido leer, como "Titanes de vida eterna" (nº204), "Vejez de siglos" (nº75) o "Una mujer llamada 'Eterna'" (nº631), entre otros.

"Murió mil veces" resulta muy agradable de leer (casi como ponerse unos zapatos viejos), pues es Garland puro. No obstante, no deja de ser un pequeño vídeo juego en el que hay que ir pasando todas las pantallas hasta llegar al monstruo final (un villano intergalactico, interdimensional, hipertemporal, y yo qué sé qué más cosas, que se hace llamar "Ziborg", nada menos) que, en realidad, ha estado presente a lo largo de toda la novela e incluso desde sus primeras págians.
Entretenida, inferior a "Yo, Lázaro", pero merece la pena.

ÍTEM MÁS: El amigo Martin Ravencroft ha localizado la fuente de inspiración (al menos una parte) de esta cubierta de Alberto Pujolar: Pertenece a "Frankenstein" de James Whale. Aquí la tenéis:




Y aún algo más: la cubierta original de Pujolar se reutilizó años después en el 549 de Selección Terror, que aquí reproducimos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes algún problema para comentar, escríbeme al mail sabadonegroalbacete@gmail.com. Soy Alberto López Aroca
(Y si quieres comprar mis libros, están a la venta aquí: http://albertolopezaroca.blogspot.com.es/