miércoles, 14 de agosto de 2013

Micro Reseña 65: "El misterioso Bigfeet", Alex Simmons


"El misterioso Bigfeet", de Alex Simmons (Enrique Sánchez Pascual; Tam Tam nº16, Ceres, septiembre de 1982. Portada de Luis Almazán).

Una divertida novela que podríamos definir como "telefilmesca", y que de haber sido una producción para la televisión de los primeros años 80, casi habría podido contar con el sello de Disney (aunque posiblemente habría sido el sello de una compañía más pequeña, discreta y con menos medios).

En un pueblo norteamericano, cerca de un espacio natural boscoso, empiezan a dejarse ver unas criaturas de tres metros, cubiertas de pelo rojizo, y que definitivamente no son osos. Obviamente, las autoridades no creen a los testigos (la abuelita y su nieto, la mamá y su bebé)... De hecho, al malvado dueño del parque natural (un pariente del alcalde de "Tiburón", sin duda) no le parece bien que las historias sobre el Bigfeet le espanten a los turistas, así que decide echar a la calle al guardabosques (marido de la mamá y el bebé) y poner en su lugar a un cazador de verdad cuya afición principal es llevarse rubias a la caseta de trabajo para trajinárselas a gusto.
A todo esto, el nietecito del que hablábamos se ha hecho fan de los Bigfeet, quiere llevarse uno a casa o, en su defecto, irse a vivir con ellos... y aprovechando una excursión escolar, se fuga para buscar a los gigantes. (Lo que hacen los críos con tal de saltarse las clases...)
Por si esto fuera poco (que, a decir verdad, no es mucho, pero tampoco está mal), hay un puñado de osos salvajes (no como los osos Yoggie que tienen en el bosque, que comen de la mano de los turistas) que son los verdaderos responsables de las diversas tropelías que, hasta el momento, se han atribuido al Bigfeet.
Y, en fin... pues ya se pueden imaginar que antes de que nos queramos dar cuenta, tenemos montada la búsqueda del niño perdido, la caza del monstruo por diversos sectores (los pro-Bigfeet y los anti-Bigfeet), un puñado de escolares sitiados, un tozudo millonario que no quiere saber que hay bichos en sus tierras, gatillos fáciles, chicas y un pequeño lío de mil demonios...

Está bien, la novelita. Agradable, y deja un muy buen sabor de boca. (Y no tiene mucho que ver con el rollo selvático-aventurero de la colección Tam Tam... supongo que esta novela podría haber aparecido igualmente en Selección Terror o en La Conquista del Espacio, aunque ahí también habría estado cogida por los pelos... Si a alguien le gustan los "eslabones perdidos", le recomiendo que, además de esta novela, eche un vistazo a "El yeti" de Curtis Garland, de la que ya hablamos por aquí...)

(Otra micro reseña de esta misma novela realizada por el señor Frunobulax, AQUÍ. De hecho, le hemos tomado prestado su escaneo de la cubierta).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes algún problema para comentar, escríbeme al mail sabadonegroalbacete@gmail.com. Soy Alberto López Aroca
(Y si quieres comprar mis libros, están a la venta aquí: http://albertolopezaroca.blogspot.com.es/