miércoles, 10 de julio de 2013

Micro Reseña 50: "Monstruos en Baker Street", Curtis Garland


"Monstruos en Baker Street", de Curtis Garland (Juan Gallardo Muñoz; Selección Terror, número especial de 196 páginas fuera de colección, Bruguera, marzo de 1976).


El narrador, el doctor John F. Weston, relata cómo el barón de Kronstedt, un noble transilvano, visita al detective londinense Shelby Hakes en 1879 para contratar sus servicios. El problema: se ha extraviado un envío procedente de Suiza, concretamente un cajón de notables dimensiones que contiene una reciente adquisición del barón.
Hakes se pone manos a la obra y, tras un par de rápidas deducciones y de encuentros con mozas turgentes (cantos de sirena a los que el detective hace caso omiso, no como el bueno del doctor Weston), da con el dichoso cajón que contiene nada menos que el cuerpo de una monstruosa mujer conformada con cadáveres de otras damas. (El envío, obviamente, estaba remitido por un tal barón Frankenstein).
A todo esto, Hakes y Weston pierden el cajón tras una cruenta pelea a balazos (de plata) con un hombre lobo, una criatura invisible, y un grupo de zombis recién salidos de alguna morgue. Weston tiene muy claro que Kronstedt no es trigo limpio, pero Shelby Hakes sabe la verdad, y es que esos monstruos en realidad trabajan para un adversario del caballero carpatiano, en concreto un monje ruso que responde al nombre de... Rasputín.


El ejemplar del amigo Efrén Comín (junto con otras novelas de a duro y los planos originales del submarino Bruce-Partington), adquirido durante la II Tertulia Sherlockiana de Madrid. 13 de julio de 2013.

Para acabar con esta ensalada de monstruos, el astuto Hakes recurre a la colaboración de un amiguete suyo, el señor Roger Hastings (y su fiel ayudante hindú, Rahma), que es un especialista en asuntos sobrenaturales, y también recoge por el camino al pistolero texano Drury Reno, que andaba por Londres como parte de un espectáculo del Far West. Y así, tenemos un precipitadísimo confrontamiento final (dos páginas y todo arreglado, amigos) de las tres partes en una mansión de Whitby, con el barón de Kronstedt (cuyo verdadero nombre es el de conde Drácula; revelación nada sorpresiva) haciéndose con un ejemplar de un grimorio llamado “El Negro Libro del Horror” y que le permitiría invocar a un buen puñado de demonios, el monje Rasputín y sus monstruitos repartiendo dentelladas y candela (ruedan cabezas, desaparecen brazos y piernas), y el súper grupo de Hakes armado hasta los dientes con estacas de madera, cruces, más balas de plata (ahora rociadas con agua bendita, por si las moscas), y algunos adminículos anti-zombi patentados por Roger Hastings.
¡Ah! Y al final, el doctor Weston se casa con una de las diversas damas de pechos generosos que aparecen en la narración. (No con la chica remendada de Frankenstein).
Este delirio maravilloso hace referencia a un buen puñado de novelitas curtisianas (como "El fantasma de Baker Street", que reseñaremos aquí oportunamente), y en él presenciamos un intrincado juego metaliterario, pues Curtis en persona nos asegura que está traduciendo una novela escrita por el norteamericano Shylo Harding, autor de novelas baratas...
En resumen, una novelita que no existió y que, sin embargo, podría y debería existir.
Muy, muy, muy divertido, y tan difícil de conseguir, o quizás más, que el poco conocido “Necrolatría” de O. Marshall (Selección Terror nº535, Bruguera, 1983).

(En la imagen de abajo, un artículo sobre “Necrolatría”)




"Monstruos de Baker Street" alcanza precios astronómicos entre los coleccionistas de bolsilibros.



10 comentarios:

  1. Querido amigo; parte de Necrolatría apareció en la revista Delirio: http://literfan.cyberdark.net/2010/Delirio7.htm.
    Felicidades por el blog, que sigo con absoluta pasión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Sicofante; conozco la publicación, pero se me olvidó apuntarla en el post...

    Abrazos,
    Alberto López Aroca

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Alberto por el blog tan revelador.

    ¿se sabe si hay versión digital de dicha joya?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no hay versión digital. Ni creo que la haya en mucho tiempo. Lo que no podemos descartar es que, antes o después, se edite en papel, pues es lo que merece. Con una nueva portada.
      ¡Un fuerte abrazo!
      Alberto

      Eliminar
    2. Pues venga... a tirar de apuntes y locura creativa y a escribir.
      Saludos

      Eliminar
  4. ¿Una obra maestra desconocida? Bucear en el inmenso catálogo de los bolsilibros depara a veces muchas sorpresas. Tengo que decir que el primer bolsilibro que leí fue una novela del oeste de Donald Curtis o Curtis Garland (tanto monta) y me sorprendió la calidad del texto, aunque el autor estropeaba el resultado terminando la novela de manera precipitada en dos páginas. Imposición de la editorial y del número de páginas. Sin duda hay que seguir revisando la obra de Juan Gallardo y otros autores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, muchísimas novelas terminaban de forma precipitada, y Curtis no era una excepción.
      Y sí, hay que seguir buceando en el polvo de las librerías de viejo y ponerse el sombrero y el látigo para desenterrar fósiles bolsilibrescos...

      Eliminar
  5. Vaya apropiación: ese dibujo de tapa fue hecho por el gran Gahan Wilson para la cubierta de "A Night in the Lonesome October" una novela de Roger Zelazny (otro gigante). ¿Consigna eso en los legales del libro?

    Siempre atractivos sus artículos, don Alberto, gracias por ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpe, señor Anónimo, pero la ilustración de portada fusilada en este bolsilibro homenajístico no es del gran Gahan Wilson, sino del gran James Warhola. Wilson realizó las 32 ilustraciones interiores (y una en la contra) para "A Night In The Lonesome October".

      Un abrazo,
      A.

      Eliminar
    2. Gracias, don Alberto, por la aclaración. El libro en cuestión siempre estuvo entre mis deseos irrealizables, que, como suele suceder, sólo conocemos por fotos. Queda claro, entonces, que el fusilado fue otro (¡y qué otro!), pero que hubo fusilamiento, lo hubo.

      Muy amable en haber contestado.

      Vivaldo M.

      Eliminar

Si tienes algún problema para comentar, escríbeme al mail sabadonegroalbacete@gmail.com. Soy Alberto López Aroca
(Y si quieres comprar mis libros, están a la venta aquí: http://albertolopezaroca.blogspot.com.es/