viernes, 23 de agosto de 2013

Micro Reseña 71: "La noche de los polimorfos", Johnny Garland


"La noche de los polimorfos", de Johnny Garland (Juan Gallardo Muñoz; Espacio: El Mundo Futuro nº306, Toray, 1963. Portada de Piles. Hay otra edición en Terror nº265, EASA-Andina, 1982. No sabemos de quién es la portada).

Si hasta ahora servidor de ustedes decía que la marca de fábrica o, si lo prefieren, el registro de Johnny Garland en la colección Espacio de Toray era el hibridaje entre serie negra y ciencia ficción, hoy tengo que cerrar el pico y señalar esta excepción (que quizá no lo sea: admito mi ignorancia y mi afición a las teorías improvisadas).
"La noche de los polimorfos" se abre con un aviso de la invasión que va a sufrir la Tierra en una sola noche, y comienza con un diálogo de besugos, de tono supuestamente humorístico, entre un humano que está pescando en el río y un polimorfo amabilísimo, simpatiquísimo, encantador (en realidad, a mí me ha parecido empalagoso y estúpido) que avisa al señor John Smith (sí, John Smith) de que durante el transcurso de una sola noche, los extraterrestres polimorfos sustituirán a millones de terrícolas e invadirán el planeta. Cosa que John Smith se toma con resignación cristiana, sin dramatismo alguno.
Esto, claro, nos lleva por enésima vez a "La invasión de los ladrones de cuerpos"... pero por desgracia, esta no es una nueva revisión de Juan Gallardo de la historia de Jack Finney, que el autor conoció no por la novela, sino por una revista inglesa donde se hablaba de la película; Garland hizo su propia versión de la historia en su primera incursión en el terreno de la ci-fi, "Invasores de la Tierra", número 71 de Espacio, Toray, 1957, novela que ni tenemos ni hemos leído. Pero no somos adivinos: ver el artículo de José Carlos Canalda que enlazamos. (Debemos añadir que las revisitaciones del clásico de Finney, o más bien de los diversos filmes relacionados con la película, son legión en el Planeta Bolsilibro: por aquí dejamos constancia de los acercamientos de Lem Ryan en "Peor que morir" o el de Alan Parker en "¡Pesadilla!", ambos pastiches muy meritorios. Algo de los ultracuerpos hay también en otras novelas de Garland que hemos micro reseñado por aquí, como "Capitán Átomo" y "Horror llovido del cielo").
Volviendo a nuestra novela, los derroteros que toma la historia, por desgracia, no son los de los horrores desencadenados por los polimórficos ultracuerpos, sino que "profundiza" (ejem) en la amistad entre Smith y Zirky, el polimorfo. (Sí, se llama Zirky. Es amable y simpático -ya lo habíamos dicho; Garland también- aunque piense absorber al humano). De hecho, se teletransportan al planeta de Zirky para comprobar que una invasión de plantas carnívoras y fango inteligente está destruyendo a la especie de Zirky, y ese es el motivo de que estos pobres bicho tengan que invadir la Tierra. Qué pena, penita, pena... Zirky y Smith se hacen tan amigotes que el humano le presenta a su novia, Lena (que no duda por un instante de la veracidad de la invasión y que, con lógica, no lleva bien la resignación cristiana de su chico).
Y bueno, de repente y sin venir al caso, empiezan a aparecer plantas de esas y fango mortal en la Tierra... así que ya no hay motivo para una invasión, ¿no? De modo que Smith piensa en la solución: ir con Zirky (y con la chica) hasta el planeta de los polimorfos y echar un vistazo al desastre aquel (acababan de volver de allí, pero en fin, viajar por el espacio mola) a ver si se les ocurre algo...
Y la cosa sigue, y sigue, y sigue, despropósito argumental tras despropósito argumental, justificaciones que son más bien excusas y, en fin, un festival de la improvisación que no da buenos resultados.


Terror nº265, EASA-Andinam, 1982.
Una novela extrañísima, disparatada (en el mal sentido) y, sinceramente, aburrida. No me sorprendería averiguar que el gran Juan Gallardo la escribió en "una noche polimórfica", de un tirón, y sin pensar demasiado en lo que estaba haciendo. En algunos momentos (al principio), llegué a pensar que estaba leyendo una revisión de "Marciano, vete a casa" (1955), y quizá iban por ahí los tiros... pero no. Básicamente, "La noche de los polimorfos" es un tostón que, inexplicablemente, apareció reeditado en 1982 en la colección Terror de EASA-Andina, con una portada que sugiere acción a raudales y horrores sin cuento... menuda decepción para el lector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes algún problema para comentar, escríbeme al mail sabadonegroalbacete@gmail.com. Soy Alberto López Aroca
(Y si quieres comprar mis libros, están a la venta aquí: http://albertolopezaroca.blogspot.com.es/